lunes, abril 03, 2006

Telefonos moviles en japon

Dicen los entendidos que los teléfonos móviles en Japón, tecnológicamente hablando, llevan uno o dos años de ventaja respecto a los europeos. Pudiera parecer poco tiempo, pero en un campo en el que todo avanza tan vertiginosamente, 365 días es la diferencia entre estar completamente obsoleto y estar a la última. Se comentaba a este respecto que los teléfonos que aquí consideramos de última generación (como el Nokia 6630) fracasan estrepitosamente en Japón, porque no están a la altura de lo que allí consideran mínimo. (Es curioso que marcas de gran éxito y superioridad tecnológica allí como Casio y Toshiba no salgan de su mercado local, regalándoles todo el pastel mundial a Nokia y Motorola).

Es fácil encontrar ejemplos en Internet de que módelos son populares ahora en Japón. Por ejemplo el W31CA de Casio. Sus características dejan en paños menores a los modelos de gama alta occidentales: Sintonizadora de TV y de radio, Cámara de 3,2 Mpix, Bluetooth, Visor de Documentos (PDF, Word, Excel…), Navegador Web, acceso a Internet a 2,4 Mbps (ahora en España lo normal en el Hogar es a 1 Mbps), pantalla de 2,6 pulgadas (400×240)… modelos con estas carácterísticas se venden allí por entre 110 y 185 euros (eso con el poder adquisitivo nipón es menos de lo que aquí pagamos por un móvil de gama baja).

Parecen dos formas muy diferente de entender el negocio: Mientras que en Japón se buscan los beneficios haciendo que todo el mundo tenga acceso fácil a las últimas tecnologías y hagan uso de sus servicios asociados, en Europa se busca la exclusividad (¿para que queremos móviles 3G, acaso alguien se puede permitir usar sus novedosos servicios?). Otro buen ejemplo de la diferente mentalidad es el de la música. En el viejo continente las casas discográficas y la SGAE no hacen nada más que quejarse de la pirateria que afecta al sector, mientras en Japón se han adaptado a los nuevos tiempos y se ha creado un boyante negocio de las descargas de canciones legales a móviles. Así (informa la RIAJ -la SGAE nipona-), durante los primeros 6 meses de 2005, se han realizado 108,9 millones de descargas por valor de más de 100 Millones de Euros (superando de lejos a las descargas a otros dispositivos multimedia -como el Ipod-, con tan sólo 2,2 millones de descargas, a pesar de ser el país, tras EEUU, con más usuarios de este tipo de reproductores).

¿Las claves de este éxito? Sencillo de entender. Al contrario que en Europa, donde acceder a Internet desde el móvil supone precios prohibitivos y lentitud, allí todos se pueden permitir una tarifa plana a precio razonable (de ahí que allí los SMS nunca fueron populares… ¿para qué, pudiendo usar el correo electrónico?). Aparte de eso, a 2,4 Mbps la descarga de una canción es inmediata… por lo que la tentación de bajarse esa melodia que no te puedes quitar de la cabeza es demasiado fuerte. El negocio es redondo para el mercado musical pues cada descarga les reporta mas de 3 dólares, y la canción no podrá guardarse o reproducirse en ningún otro dispositivo… por lo que en realidad sólo es un alquiler de contenido.

En España la industria musical, en lugar de innovar y buscar nuevas posibilidades de negocio (o de bajar los precios), se centra en niños y preadolescentes (sjk -a toda mecha a toda mecha tu no te hagas la estrecha-, 3 + 2, maria isabel -antes muerta que sencilla-, andy y lucas, operación triunfo, la BSO de Superdetective en Hollywood -ejem Crazy Frog- y sucedáneos, son los que ocupan los primeros puestos de las listas de ventas). Al fin y al cabo son ellos, los niños (supongo que porque a esas edades aún no saben bajarse música de Internet), los únicos que aún compran discos legalmente (mejor dicho: los piden de regalo). Y es que poca gente está dispuesta a pagar 18 euros por un CD (que no sabes si te va a gustar), y menos sabiendo que lo puedes tener gratis cuando quieras. La SGAE dice que es imposible bajar los precios, y yo no me lo creo. El último disco de Ayumi Hamasaki en Japón (unas de las artistas que mas vende, y que por lo tanto se puede permitir poner precios mas altos) es de 1.050 yenes (poco mas de 7 euros). Teniendo en cuenta el poder adquisitivo nipón es como si aquí los discos de Alejandro Sanz o de David Bisbal se vendieran a 3-4 euros. Inimaginable.

Ya para acabar, volviendo a los móviles en el país del sol naciente, me he encontrado con esta divertida web del modelo Kigurumi Keitai V501T de Vodafone Japón (’Kigurumi’ significa ‘traje’, y ‘Keitai’ móvil). Tiene la particularidad de que sus carcasas con texturas son realmente originales: de queso, de toro (creo que alguna vez salió en kirai), de rueda, etc.



Gracias a JM por el articulo ;)

Se ha producido un error en este gadget.